jueves, 25 de febrero de 2016

Día del bailarín repentino


Un día como hoy, la señorita Hikari Edo, de Japón, hizo la cola en el mercado, como todas las mañanas, para comprar pescado y verduras. De repente se puso a bailar. Los demás reprobaron su actitud, escandalizados, menos tres chicos, que estaban por allí pidiendo comida y monedas y enseguida se sumaron al baile. Lo mismo hizo uno de los pescaderos, que se enamoró de Hikari Tanaka al instante, bailó con ella, le regaló una hermosa anguila eléctrica y le propuso casamiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada