lunes, 30 de marzo de 2020

Hacer la vista gorda

Ya es lugar común que la pandemia nos pone vigilantes. Queremos de golpe corregir todos los males del mundo, arrojar a todos los pecadores a las llamas purificadoras, que Zeus arroje desde lo alto sus rayos Taser sobre la humanidad disoluta.
Es cierto que si no nos ordenamos nos vamos a morir, demasiado tiempo vivimos con la ilusión de que podía ser de otra manera.
Pero no deberíamos olvidar que el intento de ordenar la sociedad de manera profunda ya se hizo, y los resultados fueron más muertos todavía.
Como no somos filósofos ni estadistas, las cosas que hacemos tienen efectos pequeños, si las consideramos de maera aislada. Pero los pequeños somos muchísimos, somos casi todos.
Y si queremos vivir tenemos que poder respirar. Si queremos respirar, hay que dejar una ventana abierta.
Para dejar una ventana abierta, de vez en cuando hay que cerrar un ojo.

domingo, 29 de marzo de 2020

Amasar pan

Tal vez sería más correcto decir "levar el pan", porque lo interesante del proceso es el levado.
Olvídense de la masa madre: el pan sale ácido, un espanto. Un bodrio, literalmente que sólo pueden comer los franceses que se proveen en esas panaderías que conservan una masa en proceso de descomposición desde que Luis XIV lo tosió encima y nunca más la cambiaron.
Mejor usar la levadura limpia y regular, previsible y confiable que se puede comprar en cualquier lado. A los snobs les resulta "industrial", quizás "artificial", pero son seres vivos. La levadura, es vida, vida viva.
Mientras uno descansa, se toma un mate, mira las noticias, se corta las uñas (lejos de la masa), la masa crece gracias al trabajo de nuestros esclavos del reino fungi, nuestros nanobots.
¿La plusvalía es un invento de los panaderos, como el anarquismo?
Y asimismo ¿Deberían abstenerse los veganos de comer pan de levadura, más teniendo en cuenta que todos esos microorganismos serviciales sólo crecen y prosperan para morir calcinados?

sábado, 28 de marzo de 2020

Perder la paciencia

Hay un dicho en Colombia que dice "Si vas a perder la paciencia, que sea dentro de casa". Claro que aquí y ahora no parece haber otra opción. Como de costumbre, las apariencias engañan: salgan al sol, hagan la cola en la fiambrería, envíen un paquete por correo, traten de sacar plata del cajero.
Todas formas muy pintorescas de perder la paciencia fuera de casa, y que la encuentre otro, el primero que pase.
Bien pensado, perder la paciencia es un acto altruista, y uno muy necesario en tiempos en que los demás andan necesitados de paciencia.
Encontrar? Picasso decía "Yo no busco, encuentro" Claro: para él era fácil porque vivía rodeado de perdedores.

viernes, 27 de marzo de 2020

Cambiarse de ropa

Ya, no pongan excusas: esa remera espantaría al mismísimo Vlad Tepes ¿No les da cosa bañarse y volverse a poner la misma ropa?
...
¡Cómo que dejaron de bañarse!

jueves, 26 de marzo de 2020

Ser grandilocuente

Es como una especie de borrachera del sentido. Dejar que explote el superlativo, el término ampuloso, la comparación faraónica. Lejor de la exageración obscena, la grandilocuencia asume desde el vamos la separación entre el símbolo y la realidad -la exageración la encubre, sustituye ésta por aquel como condición.
Pero sin caer en la vulgaridad, hay algo impúdico en el hecho de llevar la adjetivación por encima de su límite razonable. Es un jueguito un poco perverso que deja a los demás preguntándose "¿a éste qué bicho le picó?" y no saben si seguir la corriente o quedar como amargos.
Más confusión, justo lo que hacía falta.

miércoles, 25 de marzo de 2020

Darse la cabeza contra la pared

Otra vez, porque el ser humano no aprende.
Hace unos años, unos de estos científicos locos que experimentan con ratas hizo la siguiente prueba: las ratas resolvían un laberinto para encontrar su pedacito de queso. Una vez que lo aprendían, les cambiaba el queso de lugar -no, no era Piaget, Piaget hacía este experimento con sus hijos, no con ratas. Las ratas iban al lugar acostumbrado, y al no encontrar alimento, empezaban a buscar de nuevo, como al principio, hasta encontrar el queso. La próxima vez que tenían hambre, iban directo al nuevo lugar.
Entonces nuestro científico quiso ver qué hacían las ratas si les realizaba una pequeña lobotomía, reduciendo su capacidad cerebral. La ratas operadas buscaban su queso, aprendían el lugar, y al cambiarles de lugar la recompensar volvían a buscar, pero en adelante, cada vez que sentían hambre volvían al primer lugar, donde ya no había nada.
Nosotros somos iguales, sólo que nunca hubo queso.

martes, 24 de marzo de 2020

Revelar un secreto

Ya sea que el secreto sea propio o ajeno, revelar un secreto siempre es una traición. Porque un verdadero secreto siempre involucra un tercero. Los secretos son apasionantes, créanme. No hay cosa que se pueda atesorar que complazca más. Son como brasitas, no como piedritas calientes que te entibian el pecho en las noches frías.
¡Revelar un secreto es un crimen!
Y lo vas a hace hoy.
Las consecuencias... ¿Quién se preocupa de eso? Cuando se trata de pasiones no entran en la cuenta las consecuencias ¿O acaso alguien se pone a pensar en el costo que afronta el alma por su afán de coleccionar secretos? Porque nada es gratis en el mundo, la pasión gasta el cuerpo y el espíritu.
Y decir la verdad también es una pasión. Por eso, tampoco tiene mérito.

domingo, 22 de marzo de 2020

Envolverse en mantas

Cuando era chico jugaba a envolverme en tantas mantas como pudiera, hasta quedar convertido en un bicho-canasto. Era un juego típico de las tardes de verano. Era el momento del día (un sábado o un domingo) en que los viejos dormían la siesta, y todavía no pasaban nada interesante en la tele.
También era un juego de verano porque todas las mantas estaban en lo alto del placard, y no puestas en las camas.
Hoy se usan menos mantas y más acolchados, o edredones. Habrá que revolver, las mantas nadie las tira.
El calor llegaba a ser algo que sólo un chico puede disfrutar, pero vamos a darle una segunda oportunidad. Puede ser que convertidos en capullos nos calmemos.

sábado, 21 de marzo de 2020

Cazar un fantasma

Lo primero que necesitás para cazar un fantasma es una casa embrujada. Eso de por sí te puede llevar más de un día si no tenés buena memoria. Lo segundo es más fácil, hay que esperar que sean las doce.
Los que viven cerca de las ciudades abandonadas lo tienen más fácil, aunque siempre se están quejando de que no pueden dormir. Nosotros, en cambio, sabemos que no les intresa.
La memoria. Sin ella podrían caminar días y días sin llegar a acercarse a una verdadera casa embrujada. Pero recordando con cuidado, no van a quedar dudas, van a saber qué puerta se abre a los miedos.
Ahora esperen, ellos van a venir solos.

viernes, 20 de marzo de 2020

Llamar a tu viejo

Llamá a tu viejo, llamá a tu vieja, y todo todo todo va a estar bien.
Escuchalo, no lo ignores. Y todo va a estar bien.
Es un ejemplo como cualquier otro, hay miles de casos.
Estoy hablando de la canción "Revolution Rock", un cover de The Clash grabado por los Cadillacs.
Que tiene que ver mucho con la paternidad, porque hacer un cover es la forma de paternidad musical por excelencia.
Y es uno de esos casos preciosos donde el hijo supera al padre, esto debería ser más frecuente.
Ya que estamos, vale llamar al viejo para cantarle una canción de Los Cadillacs.


jueves, 19 de marzo de 2020

Adivinar

Todos podemos ser Nostradamus, con un poco de práctica. Hay que empezar con algo simple, como elegir la llave con los ojos cerrados. Embocás la llave y no gira ¿Es otra, o sólo está al revés? Con razón decía Piaget que el espacio era diferente para los no videntes. Por más que los psicólogos del paradigma del procesamiento de información se obstinen con su filosofía empirista, todo lo percibido es una proyección, una verdadera alucinación de la mente.
La única diferencia entre la percepción y la imaginación es la mayor fuerza de la primera: aunque parezca que lo específico es la exterioridad, eso es un efecto de que la mente pone afuera las cosas.
Que los "datos de los sentidos" constituyan un mapa fiable del mundo físico es una cuestión de ajuste, de chequeo. Con la adivinación pasa lo mismo: la cuestión es comprobar en su momento si las profecías resultan acertadas, y cuando no lo son, hacer otras nuevas. La diferencia acá es que no sólo se puede proyectar en el espacio, como al adivinar la llave correcta, sino también en el tiempo.
Visto así, no debería costar tanto adivinar.

miércoles, 18 de marzo de 2020

Jugar al filósofo

¿Qué hace un filósofo? ¿Cuál es su medio de subsistencia?
¿Dónde trabaja? Y ¿Cómo llega ahí?
Estamos acostumbrados a que unos tipos mal afeitados se sienten contra un telón obscuro a desenrrollar unos párrafos igual de obscuros. Después de un rato creemos adivinar que los tipos apuntan a hilvanar las "grandes preguntas", que tratan de encontrarle al mundo un sentido universal, que todo el mundo pueda apropiarse. 
Pero la cosa no termina ahí, sino que una vez insinuado este sentido, se puede ir tomando cualquier tema, suceso o conflicto, y referirlo en el "dialecto" que tiene como ideas principales las que definen nuestro sentido del mundo.
Ya ven, hay como para empezar y entretenerse un rato.
Por cierto: los filósofos de la antigüedad no se sentaban: o caminaban o se acostaban. Tsss

martes, 17 de marzo de 2020

Ir a Chacarita

Otra vez a Chacarita. A esta edad vamos seguido. Estos días intentan aplicar normas de distancia social, para que no les caiga más trabajo del habitual. Sin mucho éxito.

En los cementerios nos tocamos.

Los jardines que hay en las galerías subterráneas son hermosos, punto para la arquitectura moderna.

Los templetes familiares de antiguos nuevos ricos un espanto, punto para la arquitectura moderna.

El responso siempre me causa una pena profunda, pena por las promesas impotentes.

Así como los egipcios y los romanos hacían de sus reyes dioses, purificando sus almas de los vicios temporales, el cristianismo les da a todos la misma chance. Si no los hace santos, al menos los trata como reyes.

Al parecer, eso de hablar con los muertos es más común de lo que uno supone.

Imagen

lunes, 16 de marzo de 2020

Hablar por teléfono

Al viejo estilo holywoodense, de ser posible sentados en un sillón, con un modelo de cable espiralado. Ocasionalmente sostenido entre la oreja y el hombro para dejar las manos libres para prender un cigarrillo.
Aunque sean las dos de la tarde, ya se hizo de madrugada y está hablando con tu amor imposible, que te cuenta estupideces de la carrera o del trabajo, y esperás el momento de tirar una indirecta, insinuar tu interés.
Cualquiera se da cuenta, los que te ven hablando te gastan bromas, porque es muy obvia la cuestión,  para todos menos para tu amor.

domingo, 15 de marzo de 2020

Hablar con un viejo

Esto es una obviedad, así que no hace falta decir mucho. Hablando con un viejo uno:
-Se entera de que no inventamos el sexo
-Ejercita la paciencia
-Se preocupa por articular correctamente
-Desarrolla la didáctica
-Descubre que su cuerpo es atractivo a un nivel insospechado
-Conoce los secretos de mucha gente
-Considera llevar una dieta más saludable
-Valora las políticas de salud pública
-Se convence de la necesidad de legalizar las drogas recreativas

sábado, 14 de marzo de 2020

Escuchar a Elvis

Toda, pero absolutamente toda la música que nos mueve algo hoy en día, pasó por Elvis.
Y no es que inventara nada, es manifiesto que para cada uno de sus yeites, cada gorgorito, inflexión, para cada pose se pueden encontrar los antecedentes en la música de los negros, tanto en la raíz tradicional del gospel y el negro spiritual, como en los artistas importantes.
Ni siquiera fué el primer "apropiador cultural", ni eso.
Peeeeeeeeroooooooooo...
Elvis es Elvis: todo lo que tomó de aquí y de allá sufrió una alquimia inexplicable, que dió por resultado esa obra que se metió en la cabeza de todos de ahí en adelante. Nadie quedó inmune (salvo tal vez Bob Dylan, pero eso es otra historia) y muchos que sufrieron su embrujo hicieron a su vez su propia magia.
Puede que haya habido muchos más grandes que Elvis, pero el tipo abrió todo un cielo para nosotros, y si desde ahí más tarde se llegó más arriba, también se le debe.

viernes, 13 de marzo de 2020

Calentarse

La gente suele decir "no te calentés, no te hagás mala sangre", o "tomátelo con soda".
No se dan cuenta, o más bien pasan por alto que la calentura no es una acción, es un síntoma. Si te enojás es porque algo ya está mal. Algo adentro está mal, y no importa si la causa es un portazo, un pisotón, o la factura de la luz.
El misterio es que las cosas que son ideas tengan efectos físicos, pero es así. El cuerpo lo sabe y te hace saber.
No te sube la presión porque te calentás: te calentás porque te sube la presión.
Ah! Si uno pudiera calentarse por las causas justas... Ahí está la sabiduría.

jueves, 12 de marzo de 2020

Mirar por arriba del hombro

Hoy que tenés que entrar en un lugar nuevo, hoy que sos el nuevo del lugar, no te podés apichonar. Si tu primera impresión es insegura todo se hace cuesta arriba.
Si sólo pudiera uno darse cuenta, sentir que en realidad es todo una cuestión de tiempo.
Da lo mismo si yo camino hoy o mañana por la misma esquina. Pero resulta que mañana ya es una esquina propia, ya esta domada.
Y cómo pasó eso? por haber pasado hoy.

Callarse y escuchar

martes, 10 de marzo de 2020

Esconderse

Jugaron a la escondida de chicos? Espero que sí porque todo cambió y el juego terminó. Jugamos a la escondida vestidos de smoking en la Antártida.
Y qué se puede hacer?
Aprender de los que saben: los pingüinos.
Los pingüinos se amontonan y no se puede distinguir a cada uno de la masa (¿se dirá bandada? no creo).
La colonia de pingüinos anula la individualidad haciéndose su propio entorno.
Nosotros no somos tan organizados ni solidarios, queremos demasiado a nuestra individualidad.
Pero sí tenemos algo y es que dominamos el tiempo.
Podemos hacer muchas cosas a la vez, y no es complicado: sólo se trata de preparar de antemano la cortina de humo.
Esto que estoy escribiendo: cuándo se escribió? Y asimismo: qué importa?
Mientras ustedes leen mi nube de tinta, como el pulpo, ya me fuí.

lunes, 9 de marzo de 2020

Tacarse en el trabajo

Venía muy fácil la cosa. Era hora de ponerle algo de pila. Una de las cosas que más me gustan de trabajar solo, es que si tengo un rato puedo hacerme una paja. Tener sexo también, y está mucho mejor, pero requiere más "logística".
Tocarse es la cosa más simple, natural y democrática. Pero como es algo íntimo, es raro que se comparta. En pareja hay quien no lo hace. Pero tengo la impresión de que cuando se hace, es parte del sexo, no es la misma paja que se hace uno para sí mismo.
En los trabajos compartidos, sólo sería cuestión de modificar los baños, o directamente poner pajeaderos, ubicados de manera que no sea re evidente que te fuiste a hacer una.
Claro, de inmediato querés ir más lejos y poner en el código de edificación que todos los edificios de uso público tengan directamente cojederos.
NO SE PAJEEN EN EL SUM TURROS

domingo, 8 de marzo de 2020

Usar un vaquero ajustado

Va para chicos y chicas.
Jóvenes o viejos. Flacos y gordos. El vaquero nunca termina de ser una prenda práctica, y eso que su origen es una prenda de trabajo fabricada con lona de carpa. Bueno, imagino que los buscadores de oro que se proveían con el señor Levi-Strauss no serían gente delicada.
Bolsillos con remaches...
Pero el jean ajustado, achupinado, elastizado, el que tengan, sólo le queda bien a un ideal físico inexistente. Somos una muestra con un promedio vacío.
Asumido que no es lo que más resalta o estiliza tu figura, el vaquero es tan universal que aún estando lejos del ideal, te deja un no sé que de estándar.
Y ya que lo natural está perdido (darse por enterados) la versión estándar de cada ser entubado en un vaquero chupín es hoy quizás la única manera de conocernos sin adornos.

sábado, 7 de marzo de 2020

Gastar pólvora en chimangos

Para qué realizar esfuerzos orientados a un fin, si al final todo termina diluyéndose. Las mejores obras serán consumidas por la entropía inexorable del ser humano.
Desde una perspectiva de largo plazo, hasta el tiro más preciso da en el chimango.
El chimango es un ave carroñera, que vive de los desperdicios.
Gastar pólvora en chimangos es un desperdicio.
El chimango vive de la pólvora que gastamos.
Que viva el chimango.

viernes, 6 de marzo de 2020

Denunciar

Buchonee, buchonee sin descanso ¿Qué es esa moralina de mierda que nos inculca la escuela? "Uh no seas buchón"
Ya sé que es una respuesta de los grupos sometidos para defenderse de la opresión: delatar, acusar es darle poder al enemigo común.
NOSOTROS NO TENEMOS ENEMIGOS
Entre los hombre libres, el que pide que no se denuncie es el cobarde, el garca, el que faja a la mujer, es el primero en traicionar a todos.
Y es claro, donde la denuncia no camina, camina el linchamiento.
¿Auto en la vereda? Denuncia
¿Posteo de odio? Denuncia
¿Empleador evasor? Denuncia
¿Servicio deficiente? Denuncia
¿Publicidad engañosa? Denuncia
¿Vecino ruidoso? Denuncia
¿Niño abandonado? Denuncia
¿Perro desnutrido? Denuncia
¿Lombriz solitaria? Denuncia


jueves, 5 de marzo de 2020

Tener superpoderes

Como viajar en el tiempo.
O hacer que la Tierra gire hacia atrás.
Teletransportarse.
Ser invisible.
Ver a través de las paredes.
Estirarse.
Hacerse muy chiquito.
Mover cosas con la mente.
Cambiar de forma.
Atraer el dinero.
Ganar amigos.
Morir de pié.
Saber elegir.
Pensar positivo.
Pedir ayuda.
Ser  su propio jefe.
Tener el mundo en sus manos.
Aprovechar el viernes negro.
Estar en el momento exacto en el momento exacto.


miércoles, 4 de marzo de 2020

Hacerse el boludo

Hoy todas las balas pican cerca, todos los perros te ladran, todas las indirectas son misiles que llevan tu nombre escrito con aerosol.
Parece que estás contra la pared y tus únicas opciones son inmolarte o vencer.
Lo que nadie te enseña es la salida perpendicular que no es ni horizontal ni vertical. Mucho peor cada vez que alguien lo logra se lleva el mote de oblicuo, diagonal, pusilánime. Ah, pasan los milenios, las guerras y las hambrunas, pero para esta humanidad idiota el mayor de los pecados es la cobardía.
Y saben qué? Dejemos que sigan pensando así. Lo mejor de la tercera dimensión es que, una vez afuera, para siempre afuera.
Gustavo? Ese... Como que siempre se hace el boludo.
Y Gustavo, feliz.

martes, 3 de marzo de 2020

Imaginar a los dinosaurios en la cama

Imaginen a los dinosaurios en la cama. Más vale que no nos vamos a preguntar qué quiso decir Charly cuando pone este verso justo justo después de "es mejor no estar atado a nada". Mejor le hacemos caso. Porque en serio: los dinosaurios esos cojen. Y no alcanza con saber, es preciso imaginar.
¿Para qué, para asquearnos? ¿Para perderles el miedo? ¿Para reírnos?
Qué nos pasa? Qué nos pasa a los argentinos? De golpe nos creemos que esa gente siente asco al cojer? Claro que no: la pasan tan bien como ustedes y yo. ´
Hay que sentir vergüenza por compartir algo tan simple con bestias peludas?
De verdad ¿Cómo los imaginan? Por supuesto, arriba y abajo tapados por las sábanas y con la luz apagada. No creo que llegaran al extremo de usar la vieja sábana agujereada, pero bueno, la primera imagen seguro es algo bien vintage. Después hay que probar ponerlos en cosas más atrevidas, incluso perversas, bizarras y por supuesto también debe haber habido bisexualidad, qué no.
La meta es no estar atado a nada, y el camino es la imaginación ilimitada.

lunes, 2 de marzo de 2020

Separar el artista y la obra

Cada tanto me cruzo con recidivas de este planteo. Soy muy de acotar medio en broma que la mejor manera de separar un artista de su obra es comprarla.
Lo cierto es que me sorprende que sigamos sosteniendo semejantes dosis de animismo. Sí, sí, la mitología del arte exige que algo de la esencia, del "alma del artista" se infunda en la obra como para que nosotros podamos consumirla. Todo bien con la eucaristía pero ya, maduren.
No sé si será por no haber sido criado en ninguna religión que esas prácticas de banquete totémico siempre me parecieron curiosas.
Para que se vea lo ridículo hagamos un ejercicio mental:
Supongamos que un cirujano le salva la vida a un bebé con un problema congénito. Pero después nos enteramos que el sorete obligó a la madre a entregarle el culo como condición para salvar al hijo. Incluso la filmó, y tiene una colección de tangas de "mamis" de sus pacientitos.
¿Qué hacemos con la obra de este tipo?¿Cómo la cancelamos?
Ven que no se puede cancelar: la obra que es buena es buena. No le pertenece al autor sino a nosotros.

domingo, 1 de marzo de 2020

No bañarse

Total para qué, o como decíamos en broma "no me baño porque no me ensucio". Y de paso disfrutar de la decadencia, del abandono, de darse cuenta que realmente no pasa nada, a condición de que uno no haga nada. Y nada mas fácil que no hacer nada. Tienen muchos compromisos? O serán de los que no se pueden quedar quietos? Inventarse una excusa, contar hasta diez, veinte, cien...
Guarda que al tiempo se le toma el gusto, es impresionante qué rápido neutralizan los sentidos el olor propio. El propio y el del grupo conviviente, por así decir. Si hay muchos que necesitan sentirse, oler con más intensidad.
Debe ser como el ruido, que te va dejando sordo. No queremos eso.
Queremos robarle a la civilización cinco minutos de libertad.

sábado, 29 de febrero de 2020

Elongar

El mamífero más perfecto del mundo, el gato, mantiene su condición atlética a base de ejercicios de elongación. Sabiendo esto ya se puede calibrar qué importante puede ser.
No es necesario caer en el orientalismo que encuentra en el yoga una especia de cosa metafísica. Es simplemente el perfeccionamiento de una disciplina estática que busca sobre todo economizar energía. De todas maneras se pueden sacar algunos principios básicos.
La disciplina física "occidental" se basa en la sistematización, la mecanización, y la segmentación del cuerpo.
Pero no es una tradición tan antigua, toda esta parafernalia viene apenas del siglo XVIII, con los primeros métodos de enseñanza sistemáticos que se aplicaron a las artes, y por supuesto, a la danza, y finalmente al deporte.
Pero en general sí hay una cosa y es que casi toda actividd física se basa en el "hacer": levantar, mover, correr, saltar.
Y la "sabiduría" del gato es exactamente lo contrario: no hacer sino descansar, no empujar sino aflojar.
El gato no caza por saltar mucho, sino por estar muy quieto y esperar el momento.

viernes, 28 de febrero de 2020

Echar sal en la herida

Estaba en la duda si tocaba esto, o el complementario "lamerse las heridas", pero al fin y al cabo se trata de lo mismo.
Cuando se lo hacés a otro se considera una maldad, o como mínimo una torpeza. Cuando uno mismo remueve los dolores viejos, las ofensas y decepciones que nos fueron regalando nuestros semejantes, es visto como una tonteria, como un problema, una conducta NEGATIVA.
Ahora pónganse a pensar: si es una costumbre tan extendida, una conducta tan irrefrenable, debe tener un propósito.
Claro que no se puede vivir continuamente en ese estado, la cuestión es encontrar el momento, y ¿qué mejor que tener un día especial para remover la mierda?
Es más: debería ser una fecha institucional, una tradición en sí.
El día de echar sal en las heridas.
El día de recordar los malos tragos.
De poner el dedo en la llaga.
De sacar los trapitos al sol.
Devorarse.