lunes, 30 de noviembre de 2015

Día de dejar dormir a la razón

Compton Verney sphinx

¡Cómo se enojaba mi vecina! Para ella, la hora de la siesta era sagrada y ahí estábamos nosotros, con la razón dormida, creando un monstruo tras otro para poder jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada