miércoles, 4 de febrero de 2015

Día de usar frases hechas

Opportunity
Foto: Opportunity via photopin (license)
"Saludos cordiales" sugiere, ¿amablemente?, la computadora. "Saludos cordiales", agrego obediente, y envío el mensaje. Los mensajes: el explícito y el otro implícito en la despedida, que indica a mi interlocutor que su persona me importa un rábano.

Es una lástima, porque etimológicamente es una linda despedida: "saludos desde mi corazón". (El corazón metafórico, se entiende, si no serían "saludos cardíacos"). Estaría bueno reflotarla para el uso diario, pero no creo que sea posible.

Me despediré entonces, desde el centro alternativo de las emociones, según las Mil y una noches: mi hígado.

Saludos hepáticos,
Un servidor.


35 palabras de yapa

"¿Me  hamaca, señor?", pregunta seria. La respuesta se te atraganta: no deberías hablar con extraños, nena.
Mirás enfrente, a la casa de donde salió. Nadie vigila, nadie la cuida, no hay a quien pedirle aprobación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada