martes, 14 de abril de 2015

Día de extrañar el mar

En el fondo somos todos marineros; en algún lugar de nuestro cerebro acecha el pez. Será por eso que las playas son tan vocingleras, tan llenas de vendedores y música: para evitar que oigamos el llamado de la sal y tratemos todos de volver a casa.

Low tide at Heswall with a storm brewing 1
Low tide at Heswall with a storm brewing 1 by jimmedia, on Flickr

89 palabras de yapa

Sabés mucho de ellos, sin saber nada. Sin haberlos oído. ¿Es tan importante entonces, dónde y cómo termina un diálogo? Desde acá, con tu telescopio, sabés más de Juan y de Ani que si los conocieras en persona. Las palabras están de más: el entorno, las actitudes, las acciones proyectan lo que las palabras no pueden decir.
Decidís que tendrás que dedicarle más tiempo a la escenografía; al menos lo suficiente para que las paredes puedan absorber las palabras, distraer la vista y hacerse cargo de los silencios inevitables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada