lunes, 12 de octubre de 2015

Día de mostrar la hilacha

Bianca Brandolini d'Adda - Le vol de l'ange - Carnaval de Venise, il Volo dell'Angelo - Carnevale de Venezia, The Angel flight - Venice Carnival

Para casi cualquier truco de magia, hay un video en YouTube que muestra cómo se hace. E invariablemente, aparecen los comentarios diciendo "qué falso este mago, qué mentiroso". Hay gente que prefiere creer que David Copperfield vuela o que Criss Angel camina sobre el agua, que las cartas se desvanecen en el aire y aparecen solas adentro de una naranja. Como si la explicación le quitara maravilla al acto. ¿Se quejará esta gente si un actor les explicara cómo armó un personaje; si un escritor les mostrara las múltiples revisiones de una novela hasta lograr que sea creíble y vívida?

El engaño es una parte fundamental del arte. La mentada suspensión del descreimiento es parte del trato para generar una zona donde disfrutar de engañar y ser engañado. Fuera de esa zona el engaño es estafa, mentira, hipocresía. Dentro del arte, somos lobo y caperucita jugando a la mancha en un claro del bosque. Menos mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada