martes, 7 de julio de 2015

Día de buscar refugio

Stone house
Stone house by Feliciano Guimarães, on Flickr

El vapor del aliento se arremolinaba frente a los ojos. Tapó la boca con el cuello del abrigo. Faltaba poco. Por la vereda, gente sin tiempo se  apresuraba al trabajo.

-Vuelvo vencido a la casita de mis viejos -murmuró para sí. Hacía tiempo que no iba al bar.

El olor a café reconcentrado en la madera le dio la bienvenida.

Se reconocieron al instante. ¿Usted por aquí? Vengo cuando me puedo hacer un rato antes del trabajo. Mire que bien, a mi me encanta este lugar. Un café excelente. Y los diarios, no olvide los diarios.

Charlaron un poco, afables, hasta que el otro se retiró. Él acabó su taza, hojeó el diario.

Unos días después, cuando volvió, espió por las ventanas antes de entrar. Aliviado, comprobó que el otro no estaba. De todas maneras, no fue lo mismo. Tras un par de visitas, cambió de bar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada