lunes, 23 de marzo de 2015

Día de cambiar para que nada cambie

gartensessel rebuilt
gartensessel rebuilt via photopin (license)

—¡Venga! ¡Venga! —gritaba la Reina—. ¡Más deprisa! ¡Más!
    Y corrían a tal velocidad que finalmente fue como si volaran por el aire, sin tocar apenas el suelo con los pies; hasta que, de repente, cuando ya Alicia se estaba quedando completamente exhausta, se detuvieron, y se encontró con que estaba sentada en el suelo, mareada y sin aliento.
    La Reina la apoyó contra un árbol, y le dijo con amabilidad: «Puedes descansar un poco, ahora».
Alicia miró en torno suyo, muy sorprendida.
    —¡Vaya, para mí que todo el tiempo he estado debajo de este árbol! ¡Todo es igual que antes!
    —¡Naturalmente! —dijo la Reina— ¿Qué pretendías tú?
    —Mira, en mi casa —dijo Alicia jadeando todavía un poco— habríamos llegado a algún sitio... si hubiésemos estado corriendo deprisísima tanto tiempo, como hemos corrido aquí.
    —¡Pues sí que es lento ese país! —dijo la Reina—. Aquí, como ves, necesitas correr con todas tus fuerzas para permanecer en el mismo sitio. Si quieres ir a otra parte, tienes que correr lo menos el doble de deprisa.
Lewis Carroll, A través del espejo

En evolución, la hipótesis de la Reina Roja es el nombre que recibe la idea de la selección continua de las especies. Funciona así: para una especie, la mayor fuente de presiones de selección la constituyen otras especies: los predadores, las presas, las especies que compiten por el mismo alimento. Las poblaciones van cambiando generación tras generación, de manera que se impongan los que mejor huyen de los predadores, los que mejor cazan a sus presas, los que madrugan a los que comen lo mismo. Pero resulta que al cambiar, se transforman en un factor de selección para las otras especies. Entonces, si la población ahora corre más rápido, también correrán más rápido sus predadores o sus presas; todos metidos en una carrera armamentística cuyo resultado final es que cada especie mantiene su lugar en el ecosistema.

Cosas en las que pienso mientras me paso de Windows XP a Windows 7.

74 palabras de yapa

Te molesta si sigo al lado tuyo, pregunta. Es más llevadero correr acompañado, no te parece.
Siento la sangre subirme a la cara pero no estoy segura de que se me note; bastante roja debo estar ya de tanto correr. Le digo algo que espero que suene como que se vaya a la mierda sin que suene demasiado como que se vaya a la mierda. El tipo dice alguna pavada y se las toma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada