lunes, 23 de marzo de 2015

Día de usar punto y coma

Semicolon
Semicolon via photopin (license)
Una amiga me pide consejos gramaticales, principalmente sobre uso de comas. Le sugerí que utilizara más puntos y comas. Ella, diligente como pocas, se mandó a una librería y revisó las novedades. No encontró ni un punto y coma. Más tarde me envió una nota en la que se hablaba de la desaparición paulatina del pobre signo.

Con lo lindo que es, el guacho. Cuando coordina dos proposiciones, es lo más; nada como dejar al lector el trabajo de relacionarlas. Y sí, ponele que podés zafar con un punto, pero no es lo mismo. El ritmo cambia. Dicen que se pierde porque no saben usarlo; pero acaso sea porque se lee cada vez menos en voz alta. Yo, por mi parte, pienso abusar de ellos. Comienza la campaña: "Salven al punto y coma; nadie lo hará sino nosotros!"

75 palabras de yapa

Paso frente a la feria; esquivo a las señoras con bolsas de la compra. De pronto, dos changuitos bloquean la senda. Freno y alguien cae contra mi espalda. Caemos los dos al piso, los cuatro si cuento los changuitos. Giro para ponerme boca arriba. El flaco se corre a un costado, tratando de no aplastarme más. Se pone los anteojos y musita "no veo un soto". Mientras limpia los vidrios con la remera, sonríe incómodo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada