lunes, 2 de marzo de 2015

Día de estrenar cuaderno

El descanso del escribano
El descanso del escribano via photopin (license)
Llegar. Entrar ansioso, buscando caras conocidas en el tumulto. Reconocerse, reencontrarse con caras que no vimos en todo el verano. Comprimir información antes de que comience el acto: ¿a dónde fuiste? Comprobar decepcionado que no nos tocó la maestra linda. Ordenarse. Seguir la charla mientras la directora habla. Sentirse en falta por no saber la oración a la bandera.
Cantar el himno como para adentro, practicando ventriloquía.

Seguro que nuestros hijos están pasando por lo mismo.

54 palabras de yapa

Entonces estiro el brazo, doy vuelta el portarretratos, saco la foto y la tiro al piso. Queda el marco vacío, con unas ganas bárbaras de ser el símbolo de algo pero, ¿saben que, queridos?, no pienso hacerme cargo. Trato de recordar de dónde salió el coso este. Por si las moscas, lo tiro también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada