viernes, 6 de marzo de 2015

Día de poner buena cara

RoboClock
RoboClock by Tama Leaver
—¿Algo más?
—Eso es todo.
—Serían veintiocho con cincuenta.
—"Serían" no. Son.

Así, sin una sonrisa. Corrigiendo. El tipo paga, se va.

Internamente, confieso, lo acompaño: siempre pienso eso frente al "sería". Y también: me molesta que los mozos (más bien las mozas) me digan "dale" como si estuviéramos discutiendo juntos lo que vamos a comer. Y que las que atienden los negocios en Rosario me digan "flaqui" o "gordi", según de qué lado del sobrepeso decidan que estoy. Y que el verdulero me diga "papá".

Pero a ese tipo quejoso lo llevo dentro de mí y ahí lo dejo. No veo por qué compartirlo con el resto del mundo.

60 palabras de yapa

Me pongo la ropa de anoche y salgo al palier. Bajo los dos pisos por escalera y por una vez prescindo del apuro, voy con mi carga peldaño por peldaño. En la esquina respiro profundo, abro el contenedor, cierro los ojos y suelto la carga. Mientras vuelvo a casa, casi llorando, dudo: creo que al cofre lo compré yo sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada